Los hombres de la tribu Bubal tienen los testículos más grandes del mundo.

marzo 8, 2014 Historias

La tribu nómada africana de los Bubal, que habita la frontera entre Kenia y Somalia ostenta un record.

Los hombres de esta población tribal poseen los testículos más grandes del mundo. Muy grandes, anormalmente grandes, llegando a medir entre 70 y 80 centímetros de diámetro.

El fenómeno no se debe a una mutación genética localizada, en realidad tiene que ver con la particular y peculiar dieta de los varones, una costumbre que obedece a la extrema falta de alimentos, que dicho sea de paso también ostentan el record de la hambruna que asola a toda África, especialmente a África central y subsahariana. Estos nativos, desde una edad muy temprana absorben y beben –directo del origen– el flujo menstrual de las vacas.

Es una tradición única en todo el mundo. Los Bubai creen que esta práctica los hace más fuertes y valientes. Además, desde hace siglos se dieron cuenta de que el consumo frecuente de esta sustancia les ayudaba en la preservación de su salud, previniendo y combatiendo enfermedades como el raquitismo, el escorbuto e incluso la leucemia.

Ellos desconocen la verdadera razón del efecto “saludable” de su costumbre pero, hace algunos años, científicos italianos descubrieron que la menstruación de las vacas es rica en vitaminas B6, B12 y D. Y obviamente, este excéntrico elemento de la dieta contiene hierro y – aun más, magnesio, calcio, fósforo y potasio. Sin embargo, los efectos secundarios de su ingesta implican el gigantismo en los testículos.

Esto se debe a que la sangre de la menstruación de las vacas no es sólo vitaminas y minerales, también incluye un alto porcentaje de hormonas sexuales que provocan alteraciones irreversibles en el desarrollo de las glándulas testiculares y, como consecuencia, del escroto.

03

02

Afortunadamente, este “inconveniente” estético no ejerce ninguna influencia negativa en el proceso de reproducción y en la fertilidad de los hombres.

Sorprendente el tamaño de los testículos, pero también un poco incomodo llevar eso colgando y no te digo nada si tienes que salir a correr. Coméntalo con tus conocidos este curioso record.

 

Si te ha gustado este artículo, recibelos en tu mail (es gratis)